Diabetes y Flores de Bach

Según la Fundación para la Diabetes; actualmente esta es una enfermedad que afecta a 415 millones de personas en todo el mundo. Estudios recientes sugieren que esta cifra se incrementará considerablemente en los próximos años; influenciada entre otras cuestiones por los malos hábitos de vida actual y por el envejecimiento de la población.

¿Qué es exactamente la Diabetes?

 

Es una enfermedad relacionada con el nivel de azúcar (glucosa) en sangre. La glucosa en la sangre es la principal fuente de energía de nuestro organismo; pues nuestro cuerpo es capaz de metabolizarla con rapidez y extraer de ella la energía necesaria para satisfacer las demandas del organismo.

 

El problema surge cuando los niveles de azúcar se sitúan por encima de lo normal. El páncreas es el órgano encargado de regular esos niveles. Segrega una hormona, llamada insulina, que ayuda a que la glucosa de los alimentos ingrese en las células para usarse como energía.  Algunas veces, el cuerpo no produce suficiente insulina o no la usa adecuadamente y la glucosa se queda en la sangre y no llega a las células.

Con el tiempo, el exceso de glucosa en la sangre puede causar problemas de salud. Hasta el momento, la diabetes no tiene cura; no obstante, existen numerosos tratamiento que ayudan a controlar la enfermedad, permitiendo a la persona mantenerse sana y llevar una vida normal.

 

Hablamos de Aunque la diabetes no tiene cura, la persona con diabetes puede tomar medidas para controlar su enfermedad y mantenerse sana.

¿Cómo pueden ayudarme las flores de bach?

 

Existen diversas Flores de Bach que podrían ser de ayuda, como complemento de las terapias tradicionales usadas por pacientes afectos de diabetes. Según un estudio reciente sobre el papel de las Flores de Bach en la evolución de estos pacientes, se evidenció la eficacia del tratamiento combinado con Flores de Bach, observándose una mejoría notable en el control de su enfermedad.

 

Algunas de las esencias usadas en estos casos serían las siguientes:

  • Flor de Bach Cherry Plum: Se indica para los miedos a perder el control, para impulsos desesperados y destructivos.
  • Flor de Bach Crap Apple: Se utiliza como limpiador interno. Facilita la eliminación del “exceso de glucosa en sangre”
  • Flor de Bach Holly: Para estados “negativos”, cuando la persona entra en la desesperación y en el enfado, por no controlar su enfermedad, o por las consecuencias de la misma.

 

Éstas son sólo algunas de las esencias que podrían sernos de utilidad, si bien siempre atenderemos a las características particulares de cada persona, a fin de conseguir un tratamiento individualizado, basado en las particularidades de cada uno.

Esta entrada fue publicada en 31 octubre, 2017. Añadir a marcadores el enlace permanente.